Mujeres: Lola Larumbe

Con Lola Larumbe inauguramos esta nueva sección de entrevistas a libreras. Luego quizá continuemos con los libreros. No son tantas mujeres al borde del timón, pero sí necesarias en esta profesión que busca sinergias con nosotros, los editores; no solo ahora, en tiempos convulsos, sino desde siempre. Ellos son los que dan visibilidad a nuestros libros. No son unos meros intermediarios. Son prescriptores y nuestros mejores psicólogos y también nos curan el alma y las heridas. Y las mujeres tienen una sensibilidad especial. Además, Lola es bellísima.

Yo no soy periodista y esto es una injerencia o, más bien, una simple ocurrencia o divertimento. Surgió de la lectura de una entrevista a Tippi Heddren publicada en The Guardian.

Sin título-1

Lola Larumbe es una mujer hermosa, como Tippi. Más joven, pero con el mismo brillo en los ojos y con la solera que imprimen los años de profesión. No sé cómo sería hablar con Tippi Heddren, pero hacerlo con Lola fue un verdadero placer. Lástima que no fuera una entrevista al uso porque la falta de tiempo dificulta los encuentros. Charlamos por teléfono. Me atendió con una amabilidad y una dulzura inusitadas. Me produjo calma y sosiego que es lo que uno halla cuando se adentra en Alberti, su librería (esta vez no tuve esa suerte pero es una de mis casas favoritas). Su voz es pausada y mágica.

Superé mi pudor y arrobo al desgranarle las preguntas, pero lo hice por el bien de estas siete calas en Sílex y por el mío propio. Ya no digo más de Lola personaje u objeto de entrevista porque se reveló tal cual es en estas líneas y, además, desveló pasajes de su historia y algunos trazos de inseguridad que la igualan al común de los mortales. En realidad, es una especie de Cleodora, una de las proféticas Trías, las ninfas que adivinaban el futuro, pero no lanzaba guijarros para adivinar el futuro, sino consejos y lo que adivina no es lo que va a ocurrir, sino los gustos del lector, por quien se desvive. Por el lector, por su librería.

Le advierto de que las primeras 4 preguntas las formulo yo, que las de Tippi vienen después y le insisto en que puede contestar lo que quiera e ignorar las preguntas personales, ya que las preguntas son un poco osadas. Pero es una librera valiente, honesta.

Te lo habrán preguntado mil veces, pero ¿cómo surge que Alberti os ceda su firma para que lo utilicéis para la librería?

En realidad se lo cedió a la persona que montó la librería, en el 75, Enrique Lagunero, que tenía mucha relación con él. Quería montar una librería moderna, nueva. Era una época distinta, antes de la muerte de Franco.

Tu librería está revitalizando la actividad cultural de la zona. ¿Crees que es gracias a las presentaciones de libros? ¿Cómo afecta a las ventas de libros?

Esta librería siempre ha tenido relación con el barrio y la ciudad. Todo gira en torno a una idea. Los Encuentros en Alberti no incluyen solo presentaciones. Desde el 2001 la idea era hacer una programación compatible con la idiosincrasia de la librería. Nosotros no presentamos todo tipo de libros. Los temas, los libros tienen que ser afines a la idea de la librería.

Suelen ser días mejores ahora. Entra más gente, pero está desproporcionado el esfuerzo, se paraliza el horario de la librería… dejamos nuestras tareas y cerramos más tarde pero, claro, ganamos intangibles como la imagen.

¿Has oído alguna vez algún comentario curioso a algún cliente-lector?

La gente es muy peculiar. Personas curiosas, interesadas, diferentes. La pregunta más divertida es si me he leído todos todos los libros.

¿Qué es lo que más te gusta de tu trabajo?

El contacto físico con el libro. Esos libros distintos. Me gusta la sorpresa de encontrar un libro que tenía olvidado. Me gusta el contacto con la gente que lee, compartir lecturas, intercambiar gustos: la gente que vuelve y te dice que le ha gustado. Te alimenta mucho.

¿Cuál es tu primer recuerdo?

Mi primer recuerdo es desde fuera, cuando no era librera. La primera vez que vi los escaparates. Pasé por casualidad, no tenía ni idea que iba a ser librera. Me acuerdo perfectamente: era un libro de Mafalda para una amiga. Yo tenía 17 años, recuerdo muy bien ese momento. No sabía que a los 19 años ya iba a estar tan vinculada a la librería.

¿Cuál es el rasgo de tu carácter que más deploras?

La inseguridad… y te lo digo desde la inseguridad.

¿Cuál es el rasgo que más deploras en el carácter de los demás?

Me molesta la gente que no se compromete. No quiere decir que yo sea una persona comprometida. Como me gustaría serlo, es un rasgo que no me gusta en los demás.

¿Cuál ha sido el momento más embarazoso de tu carrera? ¿Y el más bonito?

El más bonito. Lo mejor son los amigos que he podido hacer gracias a la librería. Por ejemplo, mi amistad con José Luis Sampedro a quien, a lo mejor no habría conocido nunca. Los amigos que se han ido tienen mucha presencia. Tomás Segovia, Luis Ángel Rojo, como personas conocidas. Lo más bonito, sí, son los grandes amigos que haces en la librería.

Momento embarazoso… más que eso, recuerdo momentos de desánimo. En general, la gente te tiene en consideración. La librería te envuelve, te protege.

No recuerdo nada desagradable, quizá algún comentario inconveniente en alguna presentación. Y ni siquiera.

¿Cuál es tu posesión más querida?

Ja, ja, ja. Aquí seguro que Tippi Heddren dijo que un bolso de Hermés. No, no soy fetichista, mejor tengo afectos a cosas absurdas y sin valor. Ah sí, a los libros de bolsillo de Alianza, los libros de Alianza llenos de hojas amarillentas, pero me gusta entrar y verlos. Mi mejor posesión es, sin duda, la librería.

 ¿Dónde te gustaría vivir?

En un pueblecito al borde del mar en Mallorca.

 ¿Qué es lo que menos te gusta de tu físico?

Tengo unos pies horribles. Bueno, tengo muchas cosas horribles —aclara y se ríe.

 ¿Cuál es tu olor favorito?

La lavanda —contesta, sin dudar un segundo.

 ¿Cuál es tu palabra favorita?

Leer

¿Qué disfraz elegirías para Carnaval?

Nunca me he disfrazado de nada, pero lo tengo muy claro. Siempre me hubiera gustado disfrazarme de Cat Woman.

¿Qué es lo peor que te han dicho nunca?

Me han dicho cosas horribles. Pero, bueno, recuerdo el comentario de un amigo, que me dijo una vez que lo que hacía no servía para nada.

¿Es mejor dar o recibir?

Dar

¿Qué les debes a tus padres?

El sentido común.

¿A quién te gustaría pedirle perdón y por qué?

No sé…

¿Cuál ha sido el beso de tu vida?

A los 16. Estaba muy oscuro. Ja, ja, ja, no sabría qué o a quién.

¿Cuál ha sido tu mayor decepción?

No tengo gran decepción. Creo que he tenido bastante suerte en general. Quizá pequeñas decepciones pequeñas, un sumatorio. Mal que se siente agraviado frente a otros pero no hay una gran decepción

Si pudieras editar el pasado, ¿qué cambiarías?

No sé qué cambiaría. Quitaría haberme casado muy pronto, quizá.

Si pudieras viajar en el tiempo, ¿dónde irías?

Me iría al Renacimiento. ¿No? Ja, ja. Sería una dama veneciana al lado de un canal.

¿Cuándo has estado más cerca de la muerte?

Yo siempre he tenido buena salud. Aunque no he sido consciente. He hecho vuelos sin motor, cosas arriesgadas, pero nunca me ha pasado nada.

¿Una sola cosa que mejoraría tu vida?

Ser más tranquila, menos inquieta, menos competitiva, que me molestaran menos los comentarios de los demás.

¿Cuál es la lección más importante que te ha enseñado la vida?

La modestia, eso me lo enseñaron mis padres: muy importante para ser feliz, para vivir en paz. Lo cual no quiere decir que yo lo haga. Pero es una gran lección.

Recomiéndanos un libro divertido.

Humm. Ya está: Vida e insólitas aventuras del soldado Iván Chonkin, cuenta las desventuras de un soldado en la década de los cincuenta a quien le toca defender un avión alemán que se ha colado en una granja. Absurdo, completamente genial.

Esto último lo comenta apasionada. Ya tengo ganas de visitarla en la librería, ver los libros de Sílex y comprobar de quién están acompañados esta vez, y comprarme algunas novelas que ella me sugiera. Iré para que me envuelva su librería y me proteja. De las inclemencias de la edición. De las de la vida.

Cristina Pineda

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Entrevista, Mujeres y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s