La Guerra de Sucesión o protoguerra mundial

Proclamación de Felipe V como Rey de España en el Palacio de Versalles (Francia) el 16 de noviembre de 1700. Pintura de François Gérard.

Proclamación de Felipe V como Rey de España en el Palacio de Versalles (Francia) el 16 de noviembre de 1700.
Pintura de François Gérard.

Tratar de comprender la Guerra de Sucesión como un acontecimiento local es un grave error: intentar fijarla como la guerra en la que se decidió cuál era la dinastía que continuaría en la corona. Circunscribirla a un ámbito tan limitado como la península limitaría nuestro conocimiento de la misma. La Guerra de Sucesión en España y la Batalla de Almansa. Europa en la encrucijada (obra coral coordinada por Francisco García González) nos muestra qué supuso esta batalla en la lucha por la hegemonía europea o hasta qué punto influyó en su trayectoria y en sus resultados tanto en España como en Europa, sin olvidarnos de sus repercusiones al otro lado del Atlántico. Con su lectura es posible alcanzar la amplitud de miras necesaria que tal acontecimiento merece.

Carlos II, por W. Humer.

Carlos II, por W. Humer.

Actualmente sabemos que la batalla que tuvo lugar el 25 de abril de 1707 en las inmediaciones de Almansa significó para Felipe V el comienzo de un complejo proceso que culminaría con la instauración de la monarquía borbónica en España y la expulsión definitiva de los Austrias de la península ibérica, pero no era meramente el cambio de una dinastía en la monarquía española lo que estaba en juego, sino la recomposición de la hegemonía política a escala mundial. Siguiendo a Friedrich Edelmayer “la Guerra de Sucesión española ni fue una guerra local ni peninsular, sino una de las primeras guerras mundiales”.

La obra se divide en dos partes: una referida al conflicto europeo (sin olvidar su vertiente americana) que analiza los distintos contextos nacionales, y la otra en clave interna, centránda en el enfrentamientos entre los reinos de la monarquía.

Sin prestar atención a su dimensión internacional no podemos entender ni los orígenes, ni la evolución ni las consecuencias de esta protoguerra mundial.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Edad Moderna, Historia de España y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s